Soul Fire Farm Español

Soul Fire Farm es una finca de familia comprometida a acabar con el racismo e injusticia en nuestro sistema de alimentos.

 

Soul Fire Farm está comprometida a acabar con el racismo e injusticia en el sistema de alimentos. Cultivamos alimentos que dan vida y actuamos en solidaridad con gente marginada por el “apartheid” de alimentos. Con profunda reverencia a la tierra y sabiduría de nuestros ancestros, trabajamos para recuperar nuestro derecho colectivo de pertenecer a la tierra y tener entidad en el sistema de alimentos. Unimos diversas comunidades en esta curativa tierra para compartir destrezas en agricultura sostenible, construcción natural, activismo espiritual, justicia de salud y justicia ambiental. Estamos entrenando a la próxima generación de finqueros y finqueras activistas al igual que fortaleciendo los movimientos de soberanía de alimentos y auto-determinación comunitaria.

METAS ESTRATÉGICAS

  1. Entrenar y apoderar a aspirantes cultivadores/as Black, Latinx, e Indígenas para revertir el peligrosamente bajo porcentaje de fincas poseídas y operadas por gente de color y para aumentar la cantidad de buenos alimentos cultivados por y para gente marginada.
  2. Avanzar la curativa justicia para individuales y comunidades impactadas por el racismo y otras opresiones, al envolver metodologías tanto basadas en la tierra como curativas ancestrales, así esperando alzar esperanza, entidad, y eficacia en el movimiento.
  3. Entrenar y apoderar a gente joven, especialmente quienes son objeto de acoso por violencia del estado, para que creen relaciones con la tierra, cambien a dietas saludables y tengan auto-determinación con respecto a sus cuerpos, y aprendan destrezas de organización para corregir injusticias en sus propias comunidades.
  4. Ofrecer talleres, clases, y publicaciones de educación popular a activistas y miembros de la comunidad para aumentar la concientización y destrezas sobre justicia ambiental, soberanía de alimentos, cesar el racismo, justicia transformativa, y otras herramientas concretas para aumentar el impacto del movimiento.
  5. Proveer entregas económicas semanales de alimentos en temporada, frescos de finca, y cultivados naturalmente a familias viviendo en barrios sufriendo “apartheid” de alimentos. Enfocarnos específicamente en las necesidades de gente criminalizada por el sistema judicial – gente encarcelada, gente impactada por violencia policíaca, inmigrantes, y refugiados/as – para alzar el derecho de todos de acceder comida que da vida sin importar estatus social o económico.
  6. Mejorar y compartir nuestro modelo de una finca justa y sostenible que maneja biodiversidad, captura carbono, paga un salario digno a sus empleados/as, alza la integridad comunitaria, desmantela el racismo, habita estructuras sostenibles, y logra solvencia financiera.
  7. Colaborar con redes regionales, nacionales, e internacionales por la justicia de la tierra y soberanía comunitaria de alimentos para avanzar cambios estructurales necesarios por un sistema de comida más justo.
  8. Avanzar justicia curativa y liberación en la extensa comunidad, comprometiéndonos a una cultura organizacional que cuida del bienestar de sus empleados/as a través de suficiente descanso, comunicación compasiva, liderazgo distribuido, e inversión en desarrollo personal y profesional.